domingo, 17 de septiembre de 2017

Mi madre se ha ido. Mi padre apenas está. ¿Y los españoles?


“Gobierna tu casa y averiguarás lo que vale la leña y el arroz. Cría a tus hijos y sabrás cuanto debes a tus padres.” 

Proverbio oriental




Me duele el alma. Dos crueles enfermedades han cercenado la vida de mis padres. Mi madre se ha ido. Mi padre apenas está.

Estos días duros y extraños he recordado que cuando mis padres nacieron los españoles se mataban unos a otros para imponerse sus objetivos políticos. Que 40 años después acordaron cómo convivir en libertad. Y que pese a ese acuerdo, refrendado por el 88% de los españoles que votaron (el 59% del censo electoral), unos pocos siguieron matando (asesinaron a más de 800 personas) para imponer sus objetivos políticos

Hoy esos asesinos ya no matan pero, orgullosos de su pasado, están cerca de imponernos sus objetivos políticos de la mano de otros pocos que los comparten

Me duele EspañaPero existe una España honorable que no se ha ido y que sigue el ejemplo de muchos españoles de honor que, como mis padres, derrocharon trabajo y decencia frente al deshonor de unos políticos que les engañaron permitiendo la impunidad de esos pocos que desafían la ley y nuestro acuerdo de convivencia.

Así que llamo a todos los españoles de honor a defendernos como un sólo hombre de los políticos que se reúnen a escondidas para ver la manera de no hacer cumplir la ley a los asesinos y a los golpistas que quieren destruir el acuerdo de convivencia que garantiza nuestra libertad: la Constitución








“Los españoles todos se comportaron como un solo hombre de honor.”

Napoleón






jueves, 3 de agosto de 2017

¿Eres el chivo expiatorio de tu familia?































"En lugar de proyectar su violencia hacia el exterior contra un chivo expiatorio, deberían nombrar y confrontar honestamente la disfunción existente dentro de ellos mismos."




Los narcisistas son maestros de la proyección. Nadie los supera cuando tratan de señalar a una persona, no para reconocerla tal y como es, sino para etiquetarla como ellos quisieran que fuera. Por eso cuando un padre o una madre narcisista ve a un hijo o a una hija es capaz de ver muchas cosas: un ser moldeable (o un obstáculo) para sus aspiraciones de poder, un portador de incómodos sentimientos y de engorrosas necesidades... En definitiva, muchas veces verá contrariedades difíciles de gestionar y limitaciones indeseables, pero en pocas ocasiones contemplará a su hijo como la persona completa que realmente es.

En una familia gobernada por un padre o una madre narcisista los roles disfuncionales son la norma y el(la) narcisista ejerce de productor(a), director(a) y agente de casting de la película familiar. Esos roles son asignados a cada hijo antes de que haya madurado lo suficiente como para que pueda resistirse y así, los personajes de la película familiar, crecen sin dificultades ante la ausencia de referencias 'cinematográficas' distintas que les distraigan de la correcta interpretación de sus papeles. 

Es muy usual que un padre o una madre narcisista tenga a un hijo (o hija) a quien sólo reconoce pequeños defectos sin importancia, al tiempo que exista otro(a) al que señale significativos defectos 'cruciales' para la familia. Después decidirá (inconscientemente) qué papel asignará a cada hijo y evaluará sus opciones preguntándose ¿Cuál de mis hijos es el más sensible? ¿Qué hijo me recuerda más a mi madre con la que tenía problemas o a algo de mí que no acepto? ¿Cuál me exige más, ya sea por su voluntad o por sus circunstancias? ¿Qué hijo es más infeliz por las situaciones que creo? ¿Cuál es más rebelde, sincero, abierto vulnerable? En resumen: ¿Quién me molesta más? 

Ese hijo será el chivo expiatorio de su familia. 

En efecto, el miembro elegido es una persona sensible y empática que, con un destacado sentido de la honestidad y de la justicia, se niega a aceptar las disfunciones de su familia. Esa negativa le crea problemas con la madre o con el padre que, sin embargo, no se ensaña con él por ello sino porque le recuerda, bien algunos aspectos propios que no le gustan, o bien a un familiar con el que tiene conflictos no resueltos.

En cualquier caso, al chivo expiatorio se le cargará con la mayor parte de la culpabilidad, la vergüenza y la ira de la familia para que el resto de sus miembros puedan mantener sus roles disfuncionales con tranquilidad. Pero aunque él soporte más indirectas, reproches, acusaciones y traiciones que el resto de la familia, aunque, estoicamente, aguante el daño a su salud que le provoca la toxicidad generada por esa disfunción familiar, nunca será un hijo y un hermano suficientemente bueno y ellos, que apenas se verán afectados por esa disfunción, vivirán fácilmente con ella. 

Así es, el resto de la familia llevará esa disfunción muy cómodamente al sentirse exentos de cualquier responsabilidad y, por tanto, libres de la obligación moral de replantearse nada. De hecho, es común que los hermanos adopten una posición distante y que, sin darse cuenta, hagan lo posible para mantener el status quo creado por esa distribución de roles, y traten de reforzar la etiqueta de problemático de su hermano, el chivo expiatorio, cada vez que se les presente una oportunidad para hacerlo.

Por otro lado, como el padre o la madre narcisista no puede permitirse aceptar sus propios defectos intenta autoconvencerse de que hace lo correcto. Pero esa continua lucha interna de su personalidad tóxica le genera angustia y cuando esa angustia se transmite a la familia y sus hijos empiezan a tener problemas con ella, se ve obligada a elegir entre reconocer que está cometiendo errores que afectan negativamente a sus hijos o convencerse a sí misma (y a los demás) de que el origen de esos problemas no está en su interior. Y la segunda opción es la que los narcisistas eligen siempre. Sin excepción. Al culpar a otros se absuelven a sí mismos en sus mentes e intentan convencer(se) de que ellos no son los culpables de las disfunciones de su familia. Y eligen a quién culpar. 

Es el útil chivo expiatorio. Él es quien alivia la culpa, la vergüenza y los sentimientos de incomodidad del padre o de la madre narcisista y, en última instancia, de toda la familia disfuncional. Es su papel en la película el que facilita la negación de la triste realidad familiar. Él es el cubo de la basura de lo indeseable. Es el amortiguador de los golpes contra la dura realidad de que algo va mal en la familia. 

Los padres narcisistas enseñan a sus otros hijos a aceptar y apoyar la culpabilización del chivo expiatorio reafirmando (y recompensando) su percepción de que siempre que algo vaya mal será por culpa suya. Esos hijos se adaptan muy bien a estos roles y aprenden rápidamente que si no quieren responsabilizarse por algo tan solo tienen que recurrir al chivo expiatorio. Porque él nunca será escuchado con respeto y "su culpa" se aceptará sin duda alguna. Y una vez que los demás miembros de la familia han asumido e interiorizado esta situación se sienten con mayor libertad para, si lo necesitan, ahondar en las disfuncionalidades sin tener que asumir ninguna responsabilidad por sus consecuencias negativas. 

Una de esas consecuencias negativas es la forma en la que afectan las disfuncionalidades familiares al hijo elegido como chivo expiatorio. El tipo y alcance de los comportamientos provocados en él varía de una persona a otra. En algunos casos puede convertirse en alguien difícil con problemas de comportamiento o de manejo de sus emociones. En otros puede desarrollar trastornos depresivos o adictivos. Incluso la falta de aprobación familiar puede precipitar, en  algunos casos, trastornos de la personalidad. En la edad adulta, el chivo expiatorio puede llegar a caer en una inseguridad crónica en sus relaciones debido al sentimiento de traición sufrido en su familia. También puede convertirse en alguien extremadamente autocrítico. Y, finalmente, después de largos años de mensajes familiares tóxicos (traes problemas, haces daño, reaccionas mal, eres un exagerado, un paranoico, etc.) puede terminar convenciéndose de que no merece ser querido. 

El papel del chivo expiatorio es difícilmente soportable. La carga psicológica de ser acusado, una y otra vez, sin derecho a defensa, de ser culpable de los males de tu familia, es muy pesada. Antes o después él (ó ella) comprende que no puede ganar. Que no tiene sentido luchar para mejorar la opinión de su familia porque ellos no permitirán que eso suceda. Este es el momento de desesperanza en el que muchos chivos expiatorios comienzan a adoptar el papel de "oveja negra". Empiezan a darse cuenta de que sólo son premiados por su familia si reconocen 'sus fracasos'. Y al contrario, ven que cuanto mejor se comportan (o se desenvuelven) más severamente son oprimidos. Porque cuando un chivo expiatorio presenta un buen comportamiento o un correcto desempeño contradice la versión del padre o de la madre narcisista de que él es el culpable de los males de la familia y al contradecirlo amenaza su plan exculpatorio causándole tal desazón que sólo la idea de plantearse la posibilidad de considerar que su hijo no es el culpable de los males de la familia le resulta completamente intolerable. 

Finalmente, en un intento desesperado de detener la opresión paterna, el chivo expiatorio sucumbe al rol de oveja negra, perdedor, conflictivo o troublemaker. Y esta rendición aceptada, por supuesto, por el resto de la familia les da exactamente lo que su disfunción mental necesita: algo externo en donde puedan depositar sus culpas para continuar con la fantasía tranquilizante de que no es malo lo que hacen con su familia. 

Así los chivos expiatorios que se rindan y acepten su rol de oveja negra merecerán expresiones de apoyo e incluso "recompensa". Tanto es así que muchos reconocen que las únicas ocasiones en las que han sentido apoyo de su padre o de su madre sucedieron después de asumir las proyecciones paternas disfuncionales. Por eso, para aliviar la angustia causada por esos continuos reproches, el chivo expiatorio suele terminar cediendo y aceptando esa valoración paterna tóxica (por manipuladora) de culpable de los males de su familia. 

De esta forma los chivos expiatorios internalizan el mensaje de que son inherentemente disfuncionales o defectuosos, terminando por creer que esos defectos pueden verlos todas las personas con las que tienen contacto y que, antes o después, serán rechazados por ellas de la misma forma que por su familia. Y quedarán marcados. Y las señales de su inferioridad serán perfectamente visibles en su paso por la escuela, en el trabajo, con sus amistades y en sus relaciones de pareja. 

Por tanto, como el psique del chivo expiatorio está hundido por la carga constante y abrumadora de la inferioridad proyectada en él, su comportamiento, sus ademanes, sus hábitos, su forma de hablar e incluso su postura, mostrarán las señas inconfundibles de ser una víctima en ciernes. De una persona herida por la vergüenza y la culpa. De alguien que cuando adquiere la suficiente experiencia en su rol se convierte en el blanco perfecto para el maltrato. Porque, intuitivamente, él es consciente de que todo el mundo sabe que es un ingenuo, un incauto, un blanco fácil que no opondrá mucha resistencia. Un paria intimidado, un solitario marginado o un troublemaker a castigar. 

El chivo expiatorio de una familia disfuncional está acostumbrado a aceptar la culpa de los problemas que surjan en sus relaciones interpersonales porque ha sido condicionado diligentemente para que crea que si él pudiera cambiar, los retos y las dificultades de sus relaciones se esfumarían. Quizá por ello, y porque como única referencia para sus relaciones adultas sólo tiene los patrones de comportamiento de su familia, acepta a malos compañeros o colegas que, emocionalmente irresponsables, esperan que sus espaldas anchas carguen con las pesadas e incómodas obligaciones que les mandan y les obligan a asumir por principio que cualquier dificultad en el grupo es culpa de ellos. 

Es común que el chivo expiatorio adopte un papel similar en el trabajo. Tal y como los niños detectan fácilmente entre ellos un blanco vulnerable al que culpar o discriminar, los adultos hacen lo mismo. Así los chivos expiatorios están mal pagados y son más explotados que sus compañeros de trabajo. Son excluidos de los eventos de la oficina, culpados por los fracasos del departamento e ignorados cuando se trata de reconocer sus méritos con felicitaciones o ascensos. A pesar de que la calidad de su trabajo puede superar a la de muchos, es poco probable que sean seleccionados para participar en una presentación importante o para ser líderes de un equipo. Todo lo contrario, sus evaluaciones profesionales reflejarán que sus jefes les critican más severamente que a otros. En el mejor de los casos serán ignorados y, en el peor, despedidos. 

Y es que, como tantas veces, todo empieza en la infancia. Los niños que comienzan a ejercer de chivos expiatorios responden a situaciones creadas en las que no pueden ganar y desarrollan patrones de comportamiento destructivo, desafiante u ofensivo. Un comportamiento que a la edad adulta crea dificultades serias en el trabajo y en la comunidad en general. Los chivos expiatorios que se encuentran atrapados en el papel de "oveja negra" pueden llegar a sufrir reprimendas y despidos repetidos. Y si desarrollan el hábito de troblemaker, es más que probable que sus dificultades laborales y sociales tomen la forma de conflictos y ofensas relacionados con comportamientos rebeldes, improductivos o destructivos.

El chivo expiatorio rara vez encaja cómodamente en sociedad y, generalmente, es menospreciado o rechazado sin importar las formas o las razones (reales ó imaginarias) para su marginación. Por eso, al contrario que los narcisistas, casi siempre reacios a buscar terapia psicológica aunque la necesiten, los chivos expiatorios buscan más psicoterapia que los otros miembros de la familia porque se han acostumbrado a pensar que todo se arreglaría si ellos no fuesen tan defectuoson. Porque un chivo expiatorio considera a sus fracasos personales como las razones centrales por las que un compañero es insensible, un jefe le niega un ascenso, o un hermano le habla con desprecio. Se siente incómodo en la escuela, el trabajo y en sus relaciones sociales porque se cree inferior. Y en gran medida, esta forma de pensar hace que sus creencias se conviertan en realidad haciendo más difícil que se dé cuenta de que sí pueden revertir los patrones de maltrato que generan sus inseguridades y su complejo de inferioridad. 

Por consiguiente, al acumular toda esa culpa en sí mismos, los chivos expiatorios pueden acabar necesitando terapia al llegar a adultos. Y esa terapia les puede ayudar a descubrir las verdaderas razones de su situación. La realidad de que, después de todo, no existe en ellos ninguna inferioridad sino que lo que les lleva a esas situaciones en las que se les denigra y en las que se les refuerza su tendencia a sentirse inadecuados no es sino la carga de la vergüenza y el rechazo inculcados por su familia. No les han ignorado y maltratado porque realmente sean inferiores sino para hacérselo creer. Y son ellos los que al creerse esas mentiras se comportaron como si realmente fueran inferiores y se convirtieron en lo que su padre tóxico o su madre tóxica, consciente o inconscientemente, querían que fueran. 

En conclusión, mientras tú, chivo expiatorio, no puedas deshacerte de la mentira paterna proyectada de que eres defectuoso culpable de los males de tu familia, seguirás atrayendo a personas manipuladoras, no lograrás alcanzar todo tu potencial y serás el peor enemigo de ti mismo. Así que sólo cuando puedas ver que no te maltratan por ser malo sino por ser vulnerable podrás cambiar tu futuro.










domingo, 23 de julio de 2017

Revisitando el Pub Kitty's el año del 'consenso constitucional con Cataluña'


















La primera consulta ilegal para la autodeterminación de Cataluña se celebró el 9 de noviembre de 2014. En las vísperas Albert Rivera apoyó con su presencia la lectura en Barcelona del manifiesto 'Sí me importa el 9N'. Sin embargo, el inicio del 9N no lo vivió Rivera en Barcelona sino en Madrid. Más concretamente en Telecinco.

En efecto, el líder de Ciudadanos concedió una entrevista en la que anunció la participación de su partido en las convocatorias electorales del año siguiente (andaluzas en marzo, municipales y autonómicas en mayo, catalanas en septiembre y generales en diciembre), pero eludió comprometerse a defender nuestra legalidad democrática con denuncias, rehuyó secundar las realizadas por UPYD y evitó mostrarse partidario de la inhabilitación de Artur Mas.

Con todo, lo más relevante de la entrevista fue que una noche tan señalada como aquella, con la responsabilidad de hablar a millones de ciudadanos inquietos por la situación pero, al mismo tiempo, esperanzados por escuchar al emergente líder político catalán, en lugar de exigir firmeza al gobierno de España para defender la ciudadanía común de los catalanes con el resto de españoles como garantía de sus derechos, Rivera reprochó a Rajoy 'no ser seductor e inteligente para dar soluciones a lo que pasa en Cataluña'.







Desconozco si la postura de Rivera ante el 9N facilitó que los propietarios de 'los teléfonos de las altas torres' tomaran decisiones para aumentar la 'presencia mediática' del político catalán, pero lo cierto es que pocas semanas después comenzó un año 'muy electoral', el 2015, en el que se produjo en España el cambio de escenario político más importante en tres décadas con una significativa bajada de votos de PP y PSOE, los dos partidos que gobiernan desde 1982, así como el declive de UPYD y el auge de Podemos y Ciudadanos.







Llamo la atención sobre el minuto 3:20 de la mencionada entrevista cuando Rivera, tras ser preguntado por la portada de la imagen anterior, responde que hace unos meses ya dijo que había un calendario pactado entre Artur Mas y Rajoy, así como que:

"Lo que no me esperaba yo es que unos que levantan la mano diciendo que desacatan a los tribunales y que votarán sí o sí, y otros que dicen defender la unión de España y la Constitución, se vean a escondidas, nos hagan un teatro en público y luego, a escondidas, pacten cómo salir de esta." 


Y es que dos meses después, el 12 de enero, Carina Mejías, la portavoz de Ciudadanos en el Parlament de Cataluña y candidata a la alcaldía de Barcelona, Enric MilloMiquel Iceta y Felip Puigel Consejero de Presidencia de la Generalidad de Cataluña, junto con varios empresarios, dos militares y un fiscal se reunieron, a escondidas, en el Pub Kitty's

En definitiva, en sólo dos meses Rivera cambió una posición crítica con el 'consenso a escondidas' del 9N, por otra posición, esta vez colaborativa, con un nuevo 'consenso a escondidas': el del Pub Kitty's. 

Tan llamativo como ese cambio de posición fue (y sigue siendo) el 'silencio mediático' sobre esa reunión y sus objetivos de consenso, así como sobre la confesión de Rivera, dos meses después, en un coloquio sobre federalismo con Iceta (ver el vídeo desde 01:15:30), de que podría llegar a aceptar una reforma de la Constitución para un estado 'plurinacional'.

Ignoro si el objetivo de la reunión secreta del Pub Kitty's fue analizar la posibilidad de establecer un 'consenso constitucional' entre el PP, el PSOE y C's con 'Cataluña'. O dicho más claramente, si PP, PSOE, C's y los independentistas catalanes se reunieron para explorar las posibilidades de negociar una reforma constitucional que asegure un estado plurinacional como salida política para el 'procés'. 









Pero lo cierto es que las dos imágenes anteriores acreditan otro cambio de posición del líder de C's: la igualdad y la unión de los españoles. Porque lo que Rivera dijo en octubre de 2015, dos meses antes de las generales del 20D, fue esto:

"No estoy dispuesto a negociar con nadie que pretenda romper nuestro país."


Sin embargo, lo que Rivera hizo después, en abril de 2016, así como en marzo de 2017, se refleja en la imagen de su saludo a Puigdemont junto al saludo de Rajoy, Sánchez e Iglesias. Una imagen que simboliza que los españoles votamos a cuatro partidos cuyos líderes dialogan con quienes se niegan a prometer fidelidad a la Constitución. 






Lo que también hizo Rivera después de las generales del 20D fue callar ante los ofrecimientos a los golpistas por parte de Xavier García Albiol de 'una reforma constitucional para encajar Cataluña en España' y del propio Rajoy de 'una reforma constitucional para legalizar la consulta'. Así es la ambigüedad calculada de C's. 

Mención aparte merece la posición de Sánchez sobre la plurinacionalidad de España. 

En definitiva, lo que veo es que esos tres partidos 'constitucionalistas' avanzan hacia un consenso con los independentistas que desvirtuará el espíritu de la Transición reflejado en la Constitución y que pondrá aún más en peligro la libertad e igualdad ante la ley de todos los españoles. 

Y avanzan, tal y como señaló Rivera en vísperas del 9N y ensayó en el Pub Kitty's, a escondidas, haciéndonos un teatro en público y luego, a escondidas, pactando como salir de esta. Los que desacatan los Tribunales y los que dicen defender la Constitución.













domingo, 2 de julio de 2017

¡No toquéis la Constitución! No tenéis derecho a quitarnos nuestros derechos.



Transcurría el año 1973 cuando Hannah Arendt, al responder a Roger Errera acerca de Estados Unidos, su país de adopción, en el inicio de una entrevista para la televisión francesa, realizó una interesante reflexión sobre la trascendencia que tiene allí la Constitución. Es esta:

R.E.: "Usted llegó a este país en 1941. Venía de Europa. Lleva ya 32 años viviendo aquí. Cuando llega de Europa ¿cual es su impresión dominante?

H.A.: Mi impresión dominante es que América no es un Estado-nación. Y a los europeos les cuesta mucho entender este mero hecho, eso que deberían conocerlo, en teoría.

Este país no está unido ni por una herencia, ni por el recuerdo, ni por el suelo, ni por la lengua, ni por un origen idéntico. No hay americanos auténticos aquí, aparte de los indios. El resto son ciudadanos, y ya es mucho. Se llega a ser ciudadano de Estados Unidos aceptando simplemente la Constitución

La Constitución, desde el punto de vista francés o alemán, no es más que un trozo de papel. Se puede modificar. Pero aquí es un documento sagrado. Es el recuerdo constante de un acto único y sagrado: la fundación de los Estados Unidos. La fundación consiguió reunir en un conjunto a minorías étnicas y regiones completamente dispares, pero sin igualar, sin hacer desaparecer esas diferencias.

Y todo esto es muy difícil de entender para un extranjero. Podemos decir, por tanto, que en este sistema político predomina la Ley y no los hombres.

¿Hasta qué punto esto es cierto y necesita ser cierto para el bien del país (he estado a punto de decir 'nación'), para el bien de los Estados Unidos de América, a decir verdad, para la República? 







Esta imagen de 2004 ilustra cómo la Constitución española 'es puesta en la diana' por ETA en su comunicado de la 'tregua en Cataluña':

“Al final de la dictadura franquista el Estado español inventó el Estado de las Autonomías con el objetivo de ahogar las ansias de libertad de las naciones vasca, catalana... Hoy en día, trascurridos 25 años la crisis en la que se encuentra inmerso el marco político de la reforma española es más clara y profunda que nunca. Y podemos afirmar que ha sido la lucha de estos dos pueblos por su liberación la que ha provocado esa crisis: Euskal Herria y Cataluña son las cuñas que están haciendo crujir el caduco entramado del marco institucional y político impuesto. (...)

Teniendo en cuenta todos estos elementos de análisis y con el deseo de que los lazos entre nuestros pueblos se estrechen en base a los principios de respeto, no injerencia, y solidaridad, ETA comunica a Euskal Herria y al pueblo catalán la suspensión de su campaña de acciones armadas en Cataluña a partir del 1 de enero del 2004.

Un saludo revolucionario a todos los independentistas catalanes.

Gora Euskal Herria Asakatuta! Visca Catalunya Lliure! Gora Jon Félix! Gora Joan Carles. 


En Euskal Herria, a febrero del 2004."








Esta imagen de 2006 ilustra la idea que Fernando Savater defendió diez meses después de que la vicepresidenta del gobierno de España dijera que 'el fin del terrorismo' no debe plantearse en los términos de vencedores y vencidos: la idea de la Constitución como garante de la paz y la libertad. Una idea que Savater (Basta Ya) explicó en un acto cívico celebrado el día de la Constitución de aquel año, en compañía de Javier Urquizu (COVITE) y Mikel Buesa (Foro Ermua). Y en Vitoria, donde muy pocos ciudadanos se atrevían a hacerlo. Y lo hizo leyendo en público el manifiesto 'La paz es la Constitución', un manifiesto que dice lo siguiente:

"Nos hemos reunido aquí para celebrar el día de la Constitución, la fiesta máxima de nuestras libertades cívicas y nuestras garantías  sociales. Además de una jornada de alegría, será bueno también que aprovechemos la fecha para hacer en común una reflexión sobre el significado de la Constitución y para reafirmarnos en su inequívoca defensa. 

La Constitución es ante todo la garantía de la paz y la convivencia en nuestro Estado de Derecho. Quienes hemos vivido dentro de la Constitución todos estos años hemos vivido en paz: y quienes han muerto por defender la Constitución lo han hecho por mantener la paz frente a quienes buscaban imponer la tiranía por el camino del terror y el asesinato. 

Se habla a veces hoy de conseguir por medio del diálogo un acuerdo de convivencia. Pero ésa es precisamente la mejor descripción de la Constitución: un acuerdo de convivencia conseguido por medio del diálogo parlamentario que luego ha ido siendo concretado y desarrollado en los diversos Estatutos de Autonomía. Quienes durante tantos años han atentado contra los ciudadanos respetuosos de la Constitución no buscan ni convivencia ni diálogo: sólo buscan imponer brutalmente su monólogo y doblegar a quienes no aceptan su conquista del poder por medio de la fuerza.

Los que hemos luchado tanto tiempo contra el terrorismo no lo hicimos meramente por razones humanitarias y por repugnancia moral ante el crimen, sino por la más pura y simple de las razones políticas: por defender la libertad de nuestro país contra quienes pretenden secuestrarla o intimidarnos para que renunciemos a ella.

Desde luego, queremos la paz: pero la paz no puede ser nunca mera ausencia de violencia, sino que debe ser presencia y vigencia de la Constitución, sin coacciones, extorsiones ni amenazas. Estamos dispuestos a aceptar como conciudadanos a cuantos se acojan a la norma constitucional pero no estamos dispuestos a suspender ni un solo día nuestro derecho de ciudadanos para complacer a los chantajistas del terror, que quieren reinventar el país como precio a renunciar a sus desmanes

La paz debe ser el triunfo de la Constitución, que es la victoria de todos. El resto es imposición y sumisión a la locura sanguinaria de unos pocos o al oportunismo de quienes pretenden aprovecharse de esa herencia de pánico para obtener una hegemonía política que no podrían conseguir de otro modo. 

¡Ciudadanos, larga vida a la Constitución! ¡Defendamos, hoy como ayer, la garantía de nuestras libertades!"







Esta imagen de junio de 2015 retrata la reivindicación del secretario general del PSOE, cinco meses antes de las elecciones generales del 20D, de la bandera de España.







Esta imagen de 2015 refleja la posición del líder de Ciudadanos respecto de la igualdad y la unidad de los españoles dos meses antes de las generales del 20D:

"No estoy dispuesto a negociar con nadie que pretenda romper nuestro país."






Esta imagen de 2016, en concreto, de cuatro días antes de las elecciones generales del 26J, ilustra cómo los españoles votamos a partidos cuyos líderes dialogan con quienes pretenden romper nuestro país, con golpistas que se niegan a prometer fidelidad a la Constitución.







Esta imagen de octubre de 2016 refleja la posición del líder del PP durante su discurso de investidura como presidente del gobierno de España.







Esta imagen de marzo de 2017 actualiza la posición de Rivera acerca de cómo 'defender sin fisuras la igualdad y la unión de los españoles'.







Esta imagen, también de marzo de 2017, pone de manifiesto la difícil posición de Rajoy para, simultáneamente, 'defender sin fisuras la igualdad y la unión de los españoles', el ofrecimiento a los golpistas por parte de Xavier García Albiol, el presidente del PP en Cataluña,  de 'una reforma constitucional para encajar Cataluña en España'así como su propio ofrecimiento, el del presidente del gobierno de España, de 'una reforma constitucional para legalizar el referéndum del 1-O'








Estas imágenes de hace tres semanas enmarcan las palabras siguientes del presidente de la Generalidad de Cataluña:

"En ejercicio del legítimo derecho a la autodeterminación que tiene una nación milenaria como Cataluña se celebrará un referéndum el próximo domingo 1 de octubre de este año con la pregunta ¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?"






Esta imagen de la reunión mantenida el martes en el Congreso de los diputados simboliza que la posición de Sánchez sobre la plurinacionalidad de España es acogida con interés por el secretario general de Podemos que, a su vez, es partidario de pactar la realización del referéndum ilegal para la secesión de Cataluña.







Esta imagen de una reunión anterior ilustra adecuadamente la mantenida en La Moncloa, también el martes, tres meses antes de la convocatoria del referéndum ilegal para la secesión de Cataluña. Una reunión de la que, según nos informan, se ha realizado para 'coordinar la política frente al reto independentista catalán'.







El artículo 1.2 de la Constitución establece que el pueblo español es soberano y que de él emanan los poderes del Estado.

Pues bien, pese a la gran promoción de los nacionalismos en España el 65,5% de los españoles son partidarios de no tocar o quitar poder a las CCAA según la encuesta del CIS de diciembre de 2016.

Dicho de otra forma, la mayoría de los españoles nos oponemos a una reforma de la Constitución 'para encajar Cataluña en España', tal y como proponen (aunque no se atreven a proponerlo abiertamente) los cuatro partidos con más representantes en el Congreso de los diputados. 

Sin embargo, esos cuatro partidos traicionan a conciencia la voluntad de sus votantes cuando no sólo se niegan a que el gobierno de España aplique el artículo 155 de la Constitución a la Generalidad de Cataluña pese a la reiterada evidencia de que actúa de forma que atenta gravemente al interés general de España, sino que además siguen apoyando su financiación con el dinero de todos los españoles. ¿A esto le llaman 'coordinar la política frente al reto independentista catalán'?

Soy un español libre que siempre estará agradecido a los compatriotas que hace cuarenta años hicieron posible, con su participación y con su voto, la Ley para la Reforma política, el referéndum para la aprobación de la Ley para la Reforma política, las Elecciones del 15 de Junio, la Constitución y el referéndum de 6 de diciembre de 1978 por el que se aprobó la Constitución.

Pero siempre me hallaré en frente de los que se llaman a sí mismos 'constitucionalistas' mientras intentan manipularnos aprovechándose de las reivindicaciones de una minoría que incluye a asesinos con objetivos políticos y que apoya la mordaza, el enfrentamiento y la división entre españoles. Porque esos 'constitucionalistas' y esa minoría quieren hacernos creer que vivimos una situación similar a aquella de hace cuarenta años en la que necesitábamos diálogo y consenso para pactar entre todos un nuevo proyecto de convivencia que nos trajera un futuro mejor. Mienten.

España no es un país joven como Estados Unidos pero nuestra Constitución es un pacto de convivencia que reconstruyó una nación amordazada, enfrentada y dividida. Por eso, de alguna forma, hace cuarenta años, España fue refundada. Por eso, de alguna forma, la Constitución es sagrada. Y por eso sería un sacrilegio modificarla sin antes cumplirla, sin haberla hecho cumplir y además en contra de la voluntad mayoritaria de los ciudadanos españoles a los que nos quieren quitar derechos para dárselos a los territorios

Por eso, de alguna forma, libres, decididos y firmes, tenemos que hacerles sentir nuestra voz.

¡No toquéis la Constitución!