domingo, 13 de mayo de 2018

Rajoy traiciona a los muertos

















"Ningún hombre sabio pensó jamás que un traidor podía ser confiado" 

Cicerón





"Hoy, cuando ETA, por fin, ha anunciado su desaparición, es obligado que nuestro primer pensamiento sea para las víctimas. (...) 

Hoy, ETA ha reconocido, por fin, después de 50 años, que toda su historia ha sido un fracaso. No ha logrado ninguno de los objetivos políticos que se marcó en su larga historia criminal. Ninguno. Los terroristas no consiguieron ningún rédito por matar, tampoco por dejar de hacerlo hace ya algunos años. Y no van a obtener tampoco nada por anunciar su disolución. (...) 

Permítanme también una mención a la Corona, siempre comprometida con nuestra democracia y siempre cercana a las víctimas. Y también, a la política y a los presidentes de Gobierno que me han precedido en el desempeño de esta responsabilidad. Todos ellos se desvivieron en la lucha contra el terrorismo. Todos sufrieron la misma indignación y el mismo dolor ante tantos atentados. Quiero decir públicamente a ellos y a los que fueron sus ministros de Interior, que esta jornada también es de ellos. Su labor, tan ingrata y poco reconocida durante años, rinde hoy sus frutos."




Estas palabras pertenecen a la Declaración Institucional del Presidente del gobierno (ver vídeo en el tuit de Mariano Rajoy insertardo a continuación) realizada al día siguiente de la publicación de la "Declaración final de ETA al Pueblo Vasco" (ver vídeo en el tuit del diario digital Naiz insertado tras el tuit de Rajoy).

Cabe señalar que Rajoy afirma que "no hubo ni habrá impunidad" un día después de publicarse 'la declaración final de ETA' leída por Josu Ternera















Cuando en los primeros días del verano de 2006 José Luis Rodríguez Zapatero comunicó formalmente el inicio del llamado 'proceso de paz', el entonces presidente del gobierno ya había manifestado que se sentía obligado a hacer lo posible para contar con la colaboración de Mariano Rajoy. También había mostrado su confianza en la cooperación del entonces líder de la oposición para abordar la 'fase oficial' de la negociación con ETA. Así se refleja en esta entrevista en El País y, en concreto, en esta respuesta:


P. ¿Qué espera de Rajoy en el encuentro del martes y qué le va a ofrecer usted? 


R. Es evidente que la cooperación o colaboración entre los dos principales partidos es una de las claves del éxito para el fin de la violencia. Mi obligación es contar con Mariano Rajoy como si actuáramos en una misma línea y en una posición común. Tengo confianza en Mariano Rajoy para abordar este proceso. El momento político que se ha abierto después de la declaración de alto el fuego está más cerca de lo que, salvando todas las distancias, pudo ser el proceso de consolidación de la democracia que de la contienda política normal. Todos tendremos que tener altura de miras, generosidad y saber que trabajamos no pensando en las próximas elecciones sino en el futuro de este país y especialmente de Euskadi. 









Desconozco si en 2006 Rajoy tenía información sobre la fase 'no oficial' de la negociación con ETA cuyos inicios se remontan al año 2000, un año en el que Zapatero, como líder del PSOE y de la oposición, comprometió su firma con Aznar, el entonces presidente del gobierno, en el Acuerdo por las libertades y contra el terrorismo que afirmaba lo siguiente: 


"La violencia es moralmente aborrecible y radicalmente incompatible con el ejercicio de la acción política democrática. Quienes la practican, quienes atentan contra la vida de aquellos que no piensan como ellos sólo merecen la condena y el desprecio de los partidos políticos democráticos y del conjunto de la sociedad. No existe ningún objetivo político que pueda reclamarse legítimamente en democracia mediante coacciones o asesinatos. El único déficit democrático que sufre la sociedad vasca, el verdadero conflicto, es que aquellos que no creen en la democracia ejercen la violencia terrorista para imponer sus objetivos a la mayoría. Por ello, el PP y el PSOE nos comprometemos a trabajar para que desaparezca cualquier intento de legitimación política directa o indirecta, de la violencia. Por eso, también, afirmamos públicamente que de la violencia terrorista no se extraerá, en ningún caso, ventaja o rédito político alguno."



En efecto, aquel año 2000 Jesús Eguiguren, entonces parlamentario en el Parlamento vasco por el PSE PSOE, y Arnaldo Otegi, portavoz de Batasuna, comenzaron a mantener reuniones en el caserío Txillare de Elgoibar estableciendo una negociación que en 2002 se encontró con la ilegalización de Batasuna, un 'obstáculo' que se superó al año siguiente, a raíz de la publicación del libro de Eguiguren "Los últimos españoles sin patria (y sin libertad)" con el Epílogo "Bases para un acuerdo" que comenzaba así: 

"El objetivo es abrir una dinámica tendente a superar la situación de tragedia y sufrimiento que padece la sociedad vasca. La forma de superar este estado de cosas es el consenso de las distintas tradiciones políticas que integran el pluralismo vasco, mediante acuerdos que sólo pueden lograrse en ausencia de cualquier tipo de coacción o violencia, en plena igualdad de condiciones y salvaguardando en todo caso los derechos y libertades de todos."





Barreda (PP), Eguiguren (PSOE) y Otegi (Batasuna) en 2004




















En cualquier caso, no se puede descartar que Rajoy conociera en 2006 esas negociaciones 'no oficiales' de Eguiguren a través de Leopoldo Barreda (ver imagen anterior) o de los servicios de inteligencia del Estado ya que el actual presidente del gobierno había sido un miembro destacado del gobierno de Aznar desde el año 2000 al 2004. En concreto, desde 2000 fue Vicepresidente y ministro de la Presidencia del Gobierno. En febrero de 2001, tras la tregua de ETA, pasó a Interior hasta enero de 2002 que cesó como ministro de Interior para asumir las carteras de Portavoz y, de nuevo, la del Ministerio de la Presidencia, cargos que ejerció hasta las generales de marzo de 2004.









De la ilegalización de Batasuna conviene recordar que el juez Baltasar Garzón, mediante un auto basado en el sumario 35/02 Y, suspendió la actividad de Batasuna desde el año 2002 hasta el 2005, ambos inclusive, al evidenciar con la aportación de numerosas pruebas que formaba parte del entramado de ETA, concluyendo así dicho sumario:

“En definitiva, lo que persigue ETA mediante el recurso al principio maoísta de «las tres armas mágicas de la revolución», es decir, un grupo armado ilegal, un partido político fuerte y un frente unido. Herri Batasuna y sus cargos electos son un instrumento para legitimar y fortalecer el auténtico proyecto de contrapoder de ETA. (…) 

Se comprueba como Herri Batasuna cumple un papel meramente instrumental en el proyecto estratégico de ETA en el que se articulan la «lucha armada», la «lucha institucional» y la «lucha de masas» en la que la «lucha institucional» sirve tanto para apoyar al resto como para complementar a las demás organizaciones. La visión simplista de que solo los que matan, extorsionan o secuestran son los que deben responder por su pertenencia a la asociación ilícita u organización terrorista es, además de una visión miope del fenómeno terrorista, un planteamiento falso del mismo y contrario al propio diseño creado por ETA desde el principio. La claridad que aquí se pretende se ha pretendido ocultar y deformar por ETA que, a través de más de tres décadas han ido formándose, desarrollándose, unificando estructuras, remodelando unas, eliminando otras según ha interesado a sus fines. Así, ETA ha conseguido configurar todo un entramado de estructuras, entidades sociales y políticas, empresas, sociedades interpuestas tales como, HB-EH-BATASUNA.”



En cualquier caso, la ilegalizada Batasuna, el 15 de enero de 2005, apenas dos años después de la publicación del libro de Eguiguren, hizo pública una "Carta abierta al presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero" en la que afirmaba lo siguiente:

"Con ocasión de su visita a nuestro país, la Mesa Nacional de BATASUNA quiere trasladarle su valoración sobre la actual situación política, al mismo tiempo que quiere hacerle un emplazamiento: hagamos todo lo que está en nuestras manos para situar el conflicto político y armado en una fase definitiva de superación. (...) 

En este sentido, queremos mostrarle nuestra preocupación por la deriva que está tomando su actuación política cimentada en el Pacto Antiterrorista, La Ley de Partidos, la proliferación de medidas judiciales y represivas que agravan la situación del conflicto. Entendemos que no es este el camino; es pues momento para los hombres y mujeres de Estado; es momento para elegir entre el pacto con los sectores más reaccionarios o elegir el camino de la democracia asentando y fortaleciendo las bases para un proceso de superación del conflicto. (...) 

BATASUNA quiere en este momento trascendental emplazarle a Usted como representante del pueblo español a hacer un ejercicio de simple naturaleza democrática: el respeto escrupuloso a lo que el pueblo vasco decida. (...) 

BATASUNA plantea acordar las reglas democráticas que hagan posible un nuevo escenario donde todos los proyectos políticos tengan cabida, también el nuestro, socialista e independentista

Señor Presidente del Gobierno de España: BATASUNA no está planteando un frente nacionalista vasco que imponga una solución unilateral del conflicto. BATASUNA plantea un acuerdo entre nacionalistas y no nacionalistas, un acuerdo que debe contar con la adhesión y el respeto de las distintas sensibilidades existentes en el pueblo vasco. Y que debe ser refrendado, inevitablemente, por todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas que vivimos y trabajamos en Euskal Herria. (...) 

Permítanos por último sugerirle que este proceso de acuerdo para que sea integral y eficaz, debe conllevar también el inicio de conversaciones entre su Gobierno y la organización ETA para la búsqueda de un escenario de desmilitarización multilateral del conflicto, puesta en libertad de los prisioneros políticos vascos y el reconocimiento social de las víctimas. 

Señor Rodríguez Zapatero, tiene usted en sus manos la posibilidad real de iniciar un camino que permita solucionar definitivamente este conflicto histórico de naturaleza política. De Usted depende que esa posibilidad fructifique o no. Sólo esperamos y deseamos que tenga con respecto a este tema la misma actitud decidida que ha demostrado en algunos posicionamientos en torno a la política internacional de su Gobierno. 

Sabe de sobra que en ese camino le seguirá su pueblo y sabe también que en el camino de las soluciones contará con la actitud responsable de BATASUNA. No necesitamos decirle que de no ser así, siempre se encontrará de frente con las ansias de existir y poder decidir del Pueblo Vasco y por supuesto, de la Izquierda Abertzale. 

Señor Presidente, es la hora de los estadistas, es hora de reconocer a la nación vasca su derecho a decidir, pactando ese proceso de decisión entre todos y todas, sin exclusiones y sin vulneración de derechos alguna


ORAIN HERRIA, ORAIN BAKEA (Ahora el Pueblo, ahora la Paz)"









Cuatro meses después de la publicación de la carta de Batasuna a Zapatero, el 17 de mayo de 2005, el PSOE de Zapatero, pese a que en el programa electoral a las elecciones generales de 2004 se comprometió al "cumplimiento escrupuloso y estricto" del Acuerdo por las libertades y contra el terrorismo así como a su mantenimiento "vivo y en vigor hasta la derrota total de ETA o su disolución efectiva", presentó una resolución al Congreso de los diputados para un "final dialogado de la violencia" que fue aprobada con los votos en contra del PP de Rajoy.

Un mes después de la aprobación de la resolución, el 21 de junio, Eguiguren se reunió con Ternera. Esa primera reunión se celebró en Ginebra. El jefe de ETA llegó al hotel con el libro del entonces Presidente del PSE PSOE mostrando acercamiento a su contenido y a su autor. De hecho, Otegi ya había declarado en Gara lo siguiente: 

"Nosotros estamos más cerca de las tesis que plantea Eguiguren en sus 'Bases para un arreglo' que del plan Ibarretxe, porque Eguiguren defiende la resolución del conflicto y además toca prácticamente todos los temas: derecho a decidir, plazos, territorio, presos, víctimas."


También asistieron a la reunión mediadores de la organización suiza Henri Dunant y otro etarra, Ion Iurrebaso. Sería la primera de varias reuniones que continuaron en Oslo a partir del otoño de 2005. 

Pocos meses después, el 22 de marzo de 2006, llegaba la tregua de ETA. Y unos pocos más tarde, el 29 de junio, Zapatero realizaba aquella declaración en el vestíbulo del Congreso de los diputados dando por iniciado oficialmente el 'proceso de paz'. 









En efecto, el jueves 29 de junio de 2006, Zapatero anunció en el Congreso de los diputados el inicio del diálogo con ETA 'garantizando' que "la democracia no pagará ningún precio político por 'la paz'." 

En el vídeo anterior se recogen los dos asuntos más importantes de la declaración de Zapatero. El primero que, cronológicamente hablando, se ha mostrado indispensable para el 'proceso de paz' estaba también incluido, tanto en las "Bases para un acuerdo" de Eguiguren, como en la carta de Batasuna a Zapatero. Hablaba de pluralismo e igualdad aunque de lo que realmente iba el asunto era de legalizar partidos de ETA para legitimar a ETA. 

Estas son las palabras que finalmente acordó Zapatero con ETA para su legitimación:

"Que los acuerdos entre las distintas formaciones políticas de Euskadi han de alcanzarse con el máximo de consenso posible, respetando la pluralidad política de Euskadi, y en igualdad de oportunidades para todas las formaciones."





Haga clic sobre la imagen si quiere aumentar su tamaño

















El jueves siguiente a la declaración de Zapatero, el 6 de julio, Patxi López, el secretario general del PSE PSOE, y su portavoz parlamentario, Rodolfo Ares, se reunieron con Otegi, el portavoz de la 'ilegalizada' Batasuna, Rufino Etxebarría y Olatz Dañobeitia. 

Pilar Ruiz, la madre de Joseba Pagazaurtundúa, les llamó traidores.

Rajoy declaró que "con la reunión inmoral mantenida por el PSE y Batasuna el Gobierno ha iniciado formalmente una negociación política con ETA."

Ya a principios de junio el líder del principal partido de la oposición había anunciado en el Congreso de los diputados que, por primera vez en la democracia, iba a proceder a la "ruptura de toda relación con el Gobierno" en respuesta a la decisión que el gobierno dio a conocer de aceptar el diálogo con Batasuna. 

Rajoy hizo pública su ruptura en el marco de una propuesta parlamentaria del PP de rechazo al diálogo político con Batasuna en la que aseguró que pondría todo su empeño para que no se consumara lo que calificó como "golpe contra el Estado de derecho y la legalidad democrática" ya que, en su opinión, la reunión con Batasuna suponía su legalización de hecho y su "reconocimiento como interlocutor válido para configurar el diseño de España y del País Vasco".

Un año antes, durante el debate del estado de la Nación de mayo de 2005, en una intervención de las más duras que se recuerdan en el Congreso de un líder de la oposición hacia un presidente del gobierno, Rajoy había acusado a Zapatero de traicionar a los muertos.












Ocho meses después de la declaración de Zapatero en el Congreso, el 10 de marzo de 2007, y un año antes de las elecciones generales del 9 de marzo de 2008, se celebró la mayor manifestación convocada por un partido político en España. Más de un millón y medio de personas se manifestaron en Madrid bajo el lema "Por la libertad. No más cesiones a ETA". Y al final de esa multitudinaria manifestación que contó con la presencia de José Antonio Ortega Lara, en un encendido discurso junto a María San Gil, Rajoy dijo:


"España nos pertenece a todos y nadie tiene derecho a modificarla para darle gusto a ETA. No lo vamos a consentir." (...)

"El gobierno se ha equivocado. Está en un callejón sin salida y debe rectificar. Pero no se atreve porque lo que más le asusta es tener que reconocer su error." (...)

"Y por eso no nos olvidamos de las víctimas. A nosotros no nos estorban. Al contrario, son el mejor estandarte de nuestros valores. El testimonio vivo de nuestra fe en la democracia. Representan el precio que hemos pagado por nuestra libertad. Expresan nuestra respuesta al terrorismo. Y hacen saber que ni con uno ni con mil muertos logrará nadie doblegar nuestros principios." (...)

"No nos vamos a resignar. No nos cansaremos de combatir por nuestros principios. No renunciaremos a conquistar lo que es justo. Y no nos rendiremos jamás.

Amigas y amigos, volved a vuestras casas y contad a todo el mundo lo que ha pasado aquí., lo que habéis hecho aquí, lo que habéis visto aquí y lo que habéis sentido. Que os vean en pie, con la cabeza alta, fuertes, con confianza en el futuro. Orgullosos de ser españoles que no se resignan. Decid que estamos reclamando una deuda que el gobierno quiere cancelar. Decid que reclamamos la libertad que nos han robado y que solamente podemos recuperar cuando se haga justicia, cuando podamos respirar hondo, cuando los terroristas no ejerzan ninguna influencia en nuestra vida. Cuando ETA sea derrotada y desaparezca. Este es nuestro empeño. Esto es posible. Y esto, con la ayuda de todos, lo haremos realidad. Amigas y amigos, gracias otra vez por vuestra presencia, por vuestro calor y por vuestro ejemplo de ciudadanía y de civismo. Somos una nación de ciudadanos libres, iguales y civilizados. Y hoy, una vez más, lo hemos demostrado. 

Y ahora, si todavía no estáis roncos, gritad conmigo: 

¡¡¡Viva la libertad!!! ¡¡¡Viva España!!!"







13/01/2008: "En privado ha sido más comprensivo. En público ha sido extraordinariamente duro".



03/12/2008

04/12/2008

11/12/2008: El PP pide disolución ayuntamientos ANV pero deja sola a Rosa Díez (UPYD)

01/04/2009: Ares y Eguiguren (PSOE), Oyarzábal y Barreda (PP) firman el acuerdo de
"Bases para el cambio democrático al servicio de la sociedad vasca"

02/05/2011

01/05/2011: "El Gobierno podría haber hecho algo más"

06/05/2011

23/06/2011: Bildu gobierna Guipúzcoa

13/07/2011: ETA considera una victoria el éxito de Bildu


20/10/2011: Un mes antes de las generales ETA anuncia el 'cese definitivo de la actividad armada'.
Olabarría (PNV), Jaúregui (PSOE) y Alonso (PP) lo celebran al día siguiente.









"El anuncio de la desaparición de la violencia de ETA de la vida de los españoles es una gran noticia. Es el fruto del esfuerzo y de la determinación de la sociedad española que ha sabido resistir de manera ejemplar el chantaje criminal de los terroristas durante décadas. Que ha sabido mantenerse unida. Que ha sabido defender su libertad. Y que hoy es más libre porque este anuncio se ha producido sin ningún tipo de concesión política. 

A ETA la derrota la fortaleza del Estado de Derecho y la fe en la democracia de todos los españoles, representada por el esfuerzo sucesivo de todos los gobiernos que han actuado bajo el amparo de la ley. Y ese es el único camino de futuro."


Estas son las palabras con las que el 20 de octubre de 2011 Rajoy respondió al anuncio de ETA del "cese definitivo de la actividad armada"









"Esa etapa será más fácil si hay una dirección adecuada y el concurso sincero de las fuerzas políticas democráticas en una política de unidad con visión de futuro. 

El terrorismo ha terminado y ahora hay que construir. Hay que construir convivencia. Hay que construir el mantenimiento de la memoria. Hay que construir todo el desarrollo que exige una situación de estas características. 


Pero les debo decir que tengo confianza. Tengo confianza en que esa etapa que apenas se ha iniciado se va a hacer bien."


Las anteriores palabras las pronunció Zapatero el 7 de noviembre de 2011 en Vitoria en su último viaje a Euskadi como presidente del gobierno cuando las encuestas auguraban ya la victoria del PP en las elecciones generales que se celebrarían trece días después.




07/02/2011: La presentación de Sortu en "El Mundo"
¿Quién es quién en esta foto?  
1. Iñigo Iruin  2. Pernando Barrena  3. Txelui Moreno  4. Mariam Betialarrangoitia
5. JR Etxeberría  6. Juan Cruz Aldasoro  7. Joseba Álvarez  8. José A.Torre Altonaga  9. Patxi Gómez  
10. Izaskun Larreategi  11. Txomin Ziluaga  12. Kepa Landa  13. Jone Goirizelaia  14. Miren Legorburu  
15. JJ Petrikorena 16. J. Permach 17. Rufi Etxeberría  18. Iñaki Goioaga  19. Félix Placer  20. JC González Lorente













































Un año después de la legalización de Bildu, el 20 de junio de 2012, el Tribunal Constitucional legaliza Sortu, un partido político que forma parte de la estrategia de ETA, tal y como se puede comprobar al analizar los asistentes a la presentación del partido en febrero de 2011. 

Llama poderosamente la atención que pese a las peticiones internas de renovación Rajoy no renovó el Tribunal Constitucional tras reunirse con Rubalcaba un mes antes de la sentencia de Sortu.

No obstante, observando los sorprendentes cambios que se han ido produciendo en el Tribunal Constitucional desde 2004 hasta 2012 en la cronología compilada por Luis del Pino en su artículo "Un tribunal para un cambio de régimen"es inevitable concluir que el PSOE de Zapatero y el PP de Rajoy hicieron un enorme esfuerzo para ayudar a que el TC fuera asentando con sus pronunciamientos la legalización de los partidos de ETA.









ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco, a Joseba Pagazaurtundúa y a más de 850 personas (230 guardias civiles) para conseguir sus objetivos políticos. Zapatero traicionó a los asesinados al acordar con los asesinos para sus partidos políticos igualdad de condiciones respecto del resto de partidos de Euskadi. El anterior presidente del gobierno de España hizo un enorme esfuerzo para legitimar a ETA hasta que el Tribunal Constitucional legalizó a Bildu y a Sortu. 

Ese ha sido el precio que se ha pagado, la concesión política que ha habido... hasta ahora.

¿Y Rajoy? El actual presidente del gobierno de España fue, de cara a la opinión pública, extraordinariamente duro con Zapatero durante el 'proceso de paz'. Reconoció que ETA no quiere la paz sino la victoria, que la reunión de Patxi López con Otegi en 2006 fue inmoral y que al legitimar a Batasuna como interlocutor válido para cambiar el País Vasco y España, se estaba dando un golpe al Estado de derecho.

Sin embargo, como he señalado anteriormente, no se puede descartar que Rajoy estuviera informado de la negociación con ETA desde el año 2000, algo que explicaría el por qué entre 2004 y 2015 el PP ayudó al PSOE a que el Tribunal Constitucional tuviera los cambios necesarios para que se pronunciara a favor de la legalización de los partidos de ETA. Tampoco se puede descartar que, como el propio Zapatero afirmó en 2008, Rajoy se mostrara comprensivo en privado con esa negociación porque al año siguiente el PP firmó un acuerdo de gobierno con el PSE PSOE para que Patxi López fuera Lehendakari y, sobre todo, porque en 2011, tras el anuncio de ETA del 'cese de la actividad armada', Rajoy manifestó que ese anuncio se produjo sin ningún tipo de concesión política y que 'la derrota de ETA' se había logrado gracias al esfuerzo de 'todos los gobiernos'. 

No es de extrañar que el propio Zapatero dijera un mes después, a trece días de acabar su último mandato como presidente de gobierno, que tenía confianza en que en esa etapa que se había iniciado las cosas se iban a hacer bien, refiriéndose, aun sin nombrarlo, a Rajoy.









Por tanto, en sólo cuatro años Rajoy pasó de denunciar la negociación de Zapatero con ETA como un golpe al Estado de derecho, a defenderla afirmando que el Estado de derecho había derrotado a ETA gracias, en parte, a Zapatero. Una posición, esta última, en la que Rajoy se reafirmó el pasado día 4, al día siguiente de la 'declaración final de ETA' y de la entrevista de Zapatero en La Sexta en la que reivindicó a Eguiguren como "uno de los grandes héroes del país contra ETA, como lo son los guardias civiles".

En efecto, al día siguiente de la declaración y de la entrevista, Rajoy reconoció implícitamente en su Declaración Institucional el trabajo de Zapatero y Rubalcaba en 'la lucha contra el terrorismo' diciendo que rendía sus frutos y afirmando que los terroristas no consiguieron ningún rédito por matar, tampoco por dejar de hacerlo y que no van a obtener tampoco nada por anunciar su disolución.

Creo necesario recordar, al hilo de la preocupación que me genera esa afirmación de Rajoy de que "los terroristas no van a obtener nada por anunciar su disolución", que sigue pendiente de cumplir el principal acuerdo de Zapatero con ETA:

"El gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente, respetando las normas y procedimientos legales, los métodos democráticos, los derechos y libertades de ciudadanos, y en ausencia de todo tipo de violencia y de coacción."


Finalmente, creo que es de justicia señalar el significativo hecho de que, un día antes de la declaración de Rajoy, se haga pública una "crónica autorizada por personas muy cercanas a Zapatero" de la comunicación que hubo entre él y Rajoy durante la negociación con ETA. Un hecho, ese de la crónica, que me lleva a concluir que lo que tampoco se puede descartar es la desconfianza entre traidores a los muertos.






miércoles, 2 de mayo de 2018

La manada de ETA

















"La moralidad es la base de las cosas y la verdad es la sustancia de toda moralidad" 

Gandhi




"En este país solo vale la comunidad. Y destacar de ella si no es con riesgo de morir es lo más despreciable que existe. Un crimen que hay que pagar. Y el precio son las críticas más bajas, el rechazo más ruin. Mientras siga reprimida, censurada, escondida... no puede haber sociedad que cambie a bien porque se está ahogando al ser humano."


Estas palabras pertenecen al diario de María Dolores González Katarain, Yoyes, (Ordizia, 14 de mayo de 1954), una de las primeras mujeres que, a primeros de los 70, se integró en ETA, organización en la que llegó a desempeñar puestos de responsabilidad de la mano de José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala

En 1979, unos meses después de que llegaran a la dirección de ETA líderes más sectarios que Argala, Yoyes abandonó la organización terrorista tras comprobar además que 'el proceso revolucionario de liberación de Euskadi' no avanzaba y que 'ya no tenía sentido morir con un arma en las manos'. Fue un abandono totalmente discreto. Ella sabía bien que para seguir viva debía ocultar sus crecientes discrepancias políticas con ETA. 

Al año siguiente se trasladó a México. Allí estudió Sociología, carrera en la que se licenció en la Universidad Autónoma Metropolitana de Ciudad de México, trabajó en una revista de Naciones Unidas y tuvo un hijo: Akaitz.









En octubre de 1985 regresó a Euskadi acogiéndose a la amnistía que el gobierno de Adolfo Suárez había promulgado en 1977 para presos sin delitos de sangre. No obstante, para el gobierno de Felipe González, Yoyes era una etarra reinsertada y para ETA, una traidora y una chivata. Ella, se puede leer en 'Yoyes desde su ventana', solo quería volver a empezar: 

"Entre pausa y pausa se recordará a sí misma, en tono interrogativo, la frase de Tina Modotti: «¿Cuántas veces se puede empezar a vivir la vida?»"


Por eso, cuando a su vuelta de México fijó en San Sebastián su residencia familiar, con Akaitz y su padre, Juan José Dorronsoro, Yoyes siguió sin hacer declaraciones públicas. También por eso utilizó su diario para liberar sentimientos y pensamientos como estos:

"Pisar esta tierra, pisar la tierra en que nací, lo he soñado tanto durante años y ahora estoy aquí, este es mi pueblo, mi país, y se ha armado tal revuelo; es como si un volcán o un terremoto hubiera levantado y removido montones de capas. (...) 

En este país solo vale la comunidad. Y destacar de ella si no es con riesgo de morir es lo más despreciable que existe. Un crimen que hay que pagar. Y el precio son las críticas más bajas, el rechazo más ruin. Mientras siga reprimida, censurada, escondida... no puede haber sociedad que cambie a bien porque se está ahogando al ser humano. (...) 

El mito de ETA, la hidra sangrienta que nos atenaza: En este mito, la persona de carne y hueso que es un sustrato, no existe más que como tal sustrato, no es humana. (...)

Muchos son culpables de esta injusticia, ¡demasiados! Hay otros que no pero son impotentes ante ella. Hay también mucho silencio cómplice. Mucho miedo en la gente ante todo, ante su propia libertad... ¡cuánta mierda! (...) 

Akaitz y Juanjo rondan sin cesar en mi cabeza. La mierda que flota en mi país, también huele. Quisiera salir corriendo, ¿pero adónde?"

 







Un año después de su regreso el revuelo que provocó su vuelta se había acrecentado especialmente desde que Cambio 16 le dedicara una portada y un artículo: "El retorno de la etarra. Las claves secretas de la reinserción". A ello se añadió que la nueva cúpula de ETA, pese a que el nuevo líder era también de Ordizia, no quiso seguir dejándola en paz.

Aunque puede que lo único que hiciera 'Pakito' fuera, simple y llanamente, dar orden de ejecutar 'la decisión de las batzarras', la sentencia de los juicios asamblearios de ETA sobre el regreso de Yoyes. Así lo señala el periodista Florencio Domínguez en su libro "Dentro de ETA": 

"Su vuelta ocasionó una notable conmoción interna en el seno de ETA, de forma especial en el colectivo de presos que celebraron asambleas para estudiar el caso y acordaron el asesinato de su excompañera. Uno de los que intervino en el asesinato de la etarra, José Miguel Latasa Getaria, miembro del comando Goierri en 1986 y expulsado en 1994, explicaba que fue en las asambleas de las cárceles donde se acordó el asesinato: «En esas batzarras se decidió, y se decidió fuertemente, la muerte de Yoyes.»"


El 10 de septiembre de 1986 era miércoles, día grande de las fiestas de Ordizia. Yoyes se fue a su pueblo con su hijo. Había montado a Akaitz, que por entonces tenía tres años, en un tractor que se mostraba en un puesto de maquinaria agrícola ubicado en la plaza que hay al final de la Gudari Etorbidea (Avenida del Soldado) cuando José Antonio López Ruiz, Kubati, se le acercó y le preguntó:

-¿Tú eres Yoyes?

-Sí.

-¿Sabes quién soy yo?

-No.

-Soy un miembro de ETA y vengo a ejecutarte.


Yoyes se abalanzó sobre él pero no pudo evitar recibir dos disparos, uno en el muslo y otro en el tórax. Se desplomó. Con ella en el suelo, Kubati realizó un tercer disparo, esta vez mortal, en la cabeza.

Días después ETA publicó en un comunicado 'la sentencia de Yoyes'

"Colaboradora en los planes represivos del Estado opresor español y traidora del proceso de liberación que el pueblo trabajador vasco lleva a cabo."








Eso es lo que dijo Arnaldo Otegi la semana pasada en un tuit sobre la sentencia de 'la manada' publicada tras el juicio que se realizó en la Audiencia Provincial de Navarra a los cinco presuntos autores de la violación grupal de una chica de 18 años durante los sanfermines de 2016. 

Desconozco si Otegi dijo algo, alguna vez, en público, sobre 'la sentencia de Yoyes'. Lo que sí sé es que coincidió con su asesino en una manifestación en Bilbao. Así es. Hace dos años caminaron juntos bajo el lema 'Amnistiaren bidean, preso eta iheslariak etxera' (En el camino de la amnistía, los presos y refugiados a casa). Él no hizo declaraciones en la manifestación mientras que Kubati, antes de su inicio, afirmó:

"Necesitamos sacar a los presos y traer a los refugiados. Hasta que eso no se cumpla la reconciliación va a ser difícil porque no vamos a poder estar todos en casa." 



Al final se leyeron cartas de Ana Belén Egües, Asier Ormazabal y Josetxo Arizkuren, Kantauri, tres presos de ETA. La de Kantauri decía esto:

"Reforzando nuestro carácter político, debemos explorar las posibilidades de espacios de legalidad por los que hasta ahora no se ha transitado. Sólo habrá dos lineas rojas que no traspasaremos: el arrepentimiento y la delación."








Hay otra cosa que también  de Otegi: respeta las palabras y las decisiones de ETA. Así lo reconoció en ese tuit publicado horas después de esa manifestación en la que se pidió la amnistía para los presos de ETA

En efecto, Otegi respeta las decisiones de ETA: impunidad para los 379 asesinatos sin resolver, no colaboración con la Justicia para resolverlos y no arrepentimiento de su historia de terror. 

En definitiva, Otegi respeta la historia de ETA. Una historia de la que son parte inseparable las 'ejecuciones' de 60 mujeres de diferentes edades, condiciones y lugares cuyas vidas fueron declaradas incompatibles con 'el proceso de liberación que el pueblo trabajador vasco lleva a cabo'









No me gustan las manadas. Ninguna. Son la antítesis del progreso social. 

En Social Progress Imperative entienden el progreso social como "la capacidad de una sociedad de satisfacer las necesidades humanas fundamentales de sus ciudadanos, de establecer cimientos que permitan mejorar y mantener la calidad de vida de sus ciudadanos y comunidades, y de crear las condiciones para que todos los individuos alcancen su pleno potencial". Para poder cuantificar el progreso social esta organización creó el Índice de Progreso Social que mide el éxito de los países más allá de indicadores económicos como el PIB per cápita. Pues bien, en la Clasificación general del Índice de Progreso Social 2017 España está en la posición nº 16, en los países de 'progreso social alto', por delante de Japón, Estados Unidos y Francia.

Sin embargo, hay quienes se dicen 'progresistas' pero respetan a las manadas totalitarias que quieren destruir la democracia con la que, 42 años después de la muerte de Franco, hemos conseguido el alto nivel de progreso social del que disfrutamos. Y lo que es más grave y peligroso, hay miembros de la élite política, mediática, cultural, intelectual... que también adecuan sus posiciones a las de la gran manada: la masa. Es lo que ha sucedido con la sentencia de 'la manada'.

Dicho de otra manera, en España el 'progresismo oficial' y una parte de la élite caminan en dirección contraria al verdadero progreso democrático, tal y como Gustave Le Bon, psicólogo social francés de principios del siglo pasado, lo define:

"El verdadero progreso democrático no consiste en rebajar a la élite al nivel de las masas, sino en elevar el nivel de las masas al de la élite."









Comparto la sana y sincera indignación que la publicación de 'la sentencia de la manada' ha producido en tantas personas de toda España. Entiendo, especialmente en las mujeres, la rabia que ha generado. Pero, sin entrar a analizar la sentencia, lo que considero inaceptable, por grave y peligroso, es que en un momento crucial en el que nuestras instituciones democráticas se encuentran acosadas por totalitarios de diferentes ideologías pero con un mismo objetivo (destruir el Estado de derecho), líderes políticos, periodistas, intelectuales y hasta el ministro de Justicia del gobierno de España, se unan a Otegi en la deslegitimación de la sentencia y de la Justicia.

Porque cuando Otegi calla acerca de la ejecución de 'la sentencia de ETA a Yoyes' pero envía un abrazo a esa chica violada en los sanfermines tras una sentencia no definitiva, actúa como un totalitario para quien el terror es la realización de 'la ley de la manada' y la destrucción de las instituciones democráticas, su fin

Porque los totalitarios "piensan que todo es posible si uno sabe organizar las masas para lograr ese fin", tal y como Hannah Arendt explicó en "Los orígenes del totalitarismo". Y como también dijo Arendt, usan la propaganda para convencer a las masas pero no con hechos, ni siquiera con hechos inventados, sino con la consistencia de esa comunidad, esa manada de la que son presumiblemente parte. Y utilizan el miedo para mantenerla unida y en pie de guerra, para atraer a más gente y hacerla más grande, más poderosa.

Porque el miedo si no es derrotado no se disuelve, solo se esconde, como la manada de ETA.